martes, 29 de marzo de 2011

Guerras...

Es curioso como la Historia se repite una y otra vez. Los acontecimientos son tan similares que sorprende, solo hay que estar atentos para poder captarlos.

Lamentablemente, los que pagan, siempre son los mismos.

¿Alguien recuerda el conflicto serbo-croata? Para refrescar la memoria y para constatar hechos interesantes... a saber:

1.-Inicialmente los serbios disponían de mucho más armamento que los croatas y, por ello: ¡arrasaron! los croatas sufrieron varias masacres.
2.- La comunidad internacional tarda en intervenir/pronunciarse -como suele ser costumbre- y establece un bloqueo en la región: se cierra el comercio armamentístico en la zona.
3.- Se inicia el negocio de las armas -el paralelo... claro-. Al existir un bloqueo, se revalorizan las armas vendidas. Al existir una necesidad armamentística por parte de los croatas, la comunidad internacional hace la vista gorda y permite el tráfico de armas hacía Croacia. Según algunos políticos de la época, la desigualdad era tal, que había que favorecer que la parte croata se armara.
4.- Consecuencia: figuras sórdidas y ocultas hacen negocio con la guerra y con la muerte de civiles e inocentes, como siempre.

Es curioso observar esta imagen:





¿Alguien descubre algo en esta imagen?

Un reportero de Al Jazeera conecta en directo con Doha -allí se encuentra la cadena de televisión-; informa acerca de la situación de los opositores al régimen -como se puede ver gracias a la bandera colocada en el coche-.

1.- El coronel Gadafi está utilizando armamento sofisticado y desproporcionado sobre su propia población.
2.- La comunidad internacional establece un bloqueo en la zona.
3.- Los rebeldes opositores, que nada tenían... ahora, como se puede observar en la imagen de una conexión en directo, no tiran piedras precisamente. Lógico... deben defenderse.

El conflicto libio es claramente distinto al egipcio; la ciudadanía sublevada no se opuso con sofisticados morteros portátiles -como se puede ver sobre la trasera de la pick-up en la foto-. Siendo que inicialmente todos los sublevados no tenían más que piedras -es un decir- y, poco después, se estableció un bloqueo de armas sobre el país... cabe preguntarse...

¿Cómo se han armado?

Está claro... la Historia reciente se repite una vez más. El mercado negro entra en escena con la connivencia de la comunidad internacional: hay que armar al débil, pero no lo podemos hacer oficialmente. Claro... años antes ya hemos estado armando de manera obscena al propio Gadafi, ahora toca igualar bandos. Y... por el camino... ¿cuántos muertos quedarán?

La guerra de los Balcanes fue una de las más sangrientas de la Historia reciente, sin duda. Despiadada, como todas las guerras... pero una guerra ejecutada con todo tipo de armamento: moderno, antiguo, obsoleto, etc... había de todo; y había de todo porque, como cabría esperar, unas figuras sórdidas y ocultas, siempre en la sombra, se benefician de manera obscena con la muerte ajena.

Y todavía nos extraña que haya guerras. Más de un señor de la guerra ahora mismo se frota las manos pensando en todo lo que podrá vender gracias a las sublevaciones que se producen en el mundo árabe actualmente. Ya armaron a los sátrapas de turno... ahora toca armar a lo que se tercie. Repito, y por el camino... mujeres, niños, ancianos, ciudadanía en general al fin y al cabo, tendrán que padecer la lívida losa de la muerte en sus espaldas.

Este sistema no cuajó en la revuelta de Egiptio. Curioso ya que, no sería de extrañar... las hienas debían acechar por todas partes.

Descorazonador.

2 comentarios:

  1. Very interesting, my friend! La vida es pura hipocresía.

    ResponderEliminar
  2. no te conformes con condenar lo que hay. Ofrece alternativa. ¿que harías tú si te encuentras con que un dictador masacra a su pueblo?

    Yo te digo lo que haría, intervenir sin más, todos los países que lo vemos mal, con nuestros ejércitos y bloquear la entrada de armamento solamente si va para el dictador. Así se le derroca en dos días y te ahorrar meses de matanzas.

    ResponderEliminar