viernes, 11 de noviembre de 2011

Stephen Colbert en el Congreso

Stephen Colbert,  para quien no lo conozca, es un individuo muy peculiar. Se ha convertido en una persona extremadamente mediática al más puro estilo estadounidense, con uno de los mejores late-night shows de la televisión: The Colbert Report (El Informe Colbert)… extremadamente recomendable, es probablemente de lo mejor que se hace en la actualidad. Se puede ver en abierto en su web.

Lo peculiar de este humorista, es que representa única y constantemente un papel: el de un orgulloso y nacionalista republicano americano… un ‘Tea Party fella’. Es la crítica más ácida y mordaz del panorama norteamericano actual.
 
Lleva tan en serio su personaje… que incluso se atrevió a declarar en una comisión sobre inmigración en el congreso. Algo jamás visto hasta la fecha. La atención mediática fue altísima… ‘Stephen Colbert en el Congreso’… Los republicanos más recalcitrantes le odian a muerte. Y no es de extrañar, desarma todos sus pilares con dos o tres simples frases inteligentes… no tendría más relevancia que esa pero el caso, es que verdaderamente les deja en un total y absoluto ridículo. Sus intervenciones en el Colbert Report son delirantes. Digamos que hila muy fino.
 
No se achanta con nada. Incluso delante de la comisión del congreso, se despacha con un discurso neoconservador, dejando en ridículo los propios argumentos que esgrime. El congresista King  —conservador— le observa con cara de muy pocos amigos.
 
La vista entera no tiene desperdicio. Se debate sobre la figura jurídica del inmigrante. Colbert apunta a donde más duele… a la incongruencia de los países desarrollados de no querer inmigrantes y mantenerlos ilegales utilizándolos, al mismo tiempo, como única mano de obra para los trabajos más duros. Un sí pero no. La clásica hipocresía institucional. Supongo que este asunto también nos suena por aquí. 
 
De hecho, Colbert, participó en unas jornadas en las que un ciudadano estadounidense al uso podía sustituir por un día a un trabajador inmigrante y realizar su trabajo. Lo hizo de verdad. Por lo que parece, solo 16 personas ¡en todo Estados Unidos! Se inscribieron en estas jornadas. Lo que demuestra el interés del ciudadano medio estadounidense en este tipo de trabajos.
 
Por ello, decidí subtitular al castellano la intervención inicial de Stephen Colbert en el congreso, para que más personas puedan disfrutar de este fenómeno mediático. No encontré ninguna versión subtitulada y me pareció que podría ser interesante.
 
Stephen Colbert en la comisión sobre inmigración del congreso de los Estados Unidos:
 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario