miércoles, 25 de abril de 2012

Cristo y la realidad lenticular

En pleno bum de la era informativa, probablemente uno de los mayores retos es ser capaz de cribar la información. Toda la información que recibimos está, a partida, condicionada por unos intereses... ¿lo tenemos claro? Quizá no siempre. Una de las máximas que deberíamos tener presente al recibir información por cualquier medio: la información que circula por los canales convencionales (toda) es potencialmente falsa... potencialmente verídica.



Ahí radica la complejidad del momento que vivimos.