martes, 29 de mayo de 2012

El expolio ibérico

Para su información...


Precedente portugués:

En 2008 el Banco Portugués de Negocios (BPN) fue intervenido por el estado. Acumulaba unas pérdidas de 700 millones de euros y, por lo tanto, el estado decidió intervenir a través de la Caixa Geral de Depósitos (CGD) el banco público portugués (sí, aún tienen banca pública).

El pasado mes de marzo de 2012, el estado portugués aprobó la venta de BPN a la filial portuguesa de la entidad angoleña Banco Internacional de Crédito (BIC)... por el 1% de lo que le costó.

Es decir, los portugueses, a través del estado, pagaron 4.000 millones de euros para rescatar dicho banco... y el estado lo vende por 40 millones de euros. Cuarenta. Lo vende por el UNO POR CIENTO de lo que costó.

Al parecer, existían ofertas mejores para la compra de ese banco... alguna de ellas superaba los 100 millones de euros... ¿a qué se debe optar por la venta más baja? Oficialmente, el estado alega que BIC pretendía conservar el 50% de la plantilla del BPN... y esa fue la... 'razón'... que inclinó la balanza hacia la peor de las ventas. No solo era la peor, sino que además prometían cepillarse la otra mitad de la plantilla... ¡y todavía les hacían un favor! Con políticos así para qué quieren los portugueses enemigos.


Evidentemente, ni que decir tiene que las razones deberán ser mucho más prosaicas y mundanas... con total seguridad dichas razones estarán materializadas en forma de ceros a la derecha en alguna cuenta suiza a nombre de... ¡vaya usted a saber! Los ciudadanos se sienten impotentes... pero sentirse impotente no es sinónimo de ser tonto... de momento.

Y entonces llegamos a España... con una hermosa y rolliza entidad recién ordeñada y nacionalizada. Tan ordeñada está, que en este caso, el estado decidió inyectar 24.000 millones de euros. Y además, al nacionalizar la entidad, tendrá que asumir los activos tóxicos de la misma. ¡PEDAZO DE NEGOCIO PARA LOS ESPAÑOLES OIGA!

Pero ya saben... es un asunto de estado... demasiado grande para caer. Eso sí... aquí nadie está para depurar responsabilidades.

El caso es que cuando las barbas del vecino veas pelar, pon las tuyas a remojar... y si el modelo portugués se aplica por estas tierras -cosa que tendría lógica, puesto que hasta la fecha tanto Grecia, como España, como Portugal han seguido los mismos patrones marcados por Europa-... cabe preguntarse... ¿A quién se venderá ese 'Frankenstein' financiero? y... sobre todo...

¿POR CUANTO? ¿Cuánto nos costará a los españoles la 'jugada' rescate? ¿Venderemos luego a precio de saldo como los portugueses -por el 1% del coste inicial-? 

Esto es un negocio. Un negocio a degüello. Y se trata de robar lo más posible y utilizar a 'papa estado' de parapeto. ¿Da dinero? Placa... placa. ¿La gallina ha muerto? 'buuuuaaaaaahhhhh.... papáaaaa... que mira lo que ha pasaaaado'. Y aquí paz y después gloria. Una vez rescatada, y cuando las pérdidas descomunales ya se hayan trasladado a los ciudadanos... ahí sí, se venderá al... 'mejor postor' (al que más y mejor soborne, entiéndase)... se privatizará porque... oye, qué demonios... lo verdaderamente rentable, liberal y capitalista, es lo privado.

Capitalismo de mesa camilla y papá estado. 

La escoria que en su adolescencia-juventud le comía el rabo a dos carrillos al profesor de turno... hoy, paradojas de la vida, se convirtió en gestor público... ¡y qué gestores tenemos! Lo más trepa y delincuente que existe en nuestro país campa a sus anchas por encima de todos. Pagan sus frustraciones (probablemente por haber sido miserables repelentes en la adolescencia y juventud) proyectando su despecho, desprecio, engreimiento, soberbia, cinismo, hipocresía, temeridad y sadismo hacía sus superiores: sus representados (a la sazón verdugos de sus ansias trepadoras). La ilusión de tener en tus manos decisiones que afectan a la ciudadanía, que afectan a aquellos que se reían de ti por lo imbécil y pelota que eras... no tiene precio; si encima es posible enriquecerse a costa de dichas decisiones... ¡acabáramos!... ¡paga papá! Y contra esto será difícil luchar.

Mal futuro tiene lo de Bankia -a juzgar por los precedentes cercanos-... sabemos que en cuestión de tiempo querrán vender la entidad -nacionalizada-, por tanto la privatizarán una vez solucionado el problema; lo harán a precio de saldo. De la manera más onerosa posible para los ciudadanos... porque los ciudadanos somos la morralla más poco merecedora de su respeto.

Y en el fondo... el problema radica en el sitio más inesperado: el sistema educativo. Es demasiado bueno.

Debe serlo, digo yo... porque en cualquier momento pasado, más de uno y más de dos ya habrían pasado por la guillotina en plaza pública. Y eso... por desgracia... sí habría impuesto orden en la res publica. No temen a nada... qué demonios, ¡no respetan ni a los más desfavorecidos! ¿Qué se les pondrá por delante? Nada. Este problema solo habría tenido solución en el pasado, actualmente... educados como estamos, será difícil ver como una masa embravecida le separa la cabeza de los hombros a un gestor público o cargo de poder. Ni la cárcel les asusta... saben que jamás acabarán con sus huesos en ella. De modo que los ciudadanos ya podemos tener bien claro que por el perfil de las castas actuales, será imposible que nada se solucione. Solo el miedo les haría entrar en vereda y, como digo, estamos demasiado educados como para ser capaces de infligirles ese miedo.

Disculpen el lenguaje pero... precisamente debido a la educación, sé que no recurriré a la guillotina... pero ya estoy hasta las narices de la hipocresía y de la mala interpretación de lo 'políticamente correcto'. Lo verdaderamente correcto es llamar a cada cosa por su nombre... y tonterías las justas, que no está el horno para bollos.

Una cosa es que roben... y otra que callemos. Y, al igual que en la juventud y adolescencia, no tenemos por qué tener respeto por quién no lo merece. Punto. El respeto lo merecen las personas, pero no sus acciones fraudulentas. Hasta ahí podríamos llegar. Se anulan los discursos críticos por mor del  'políticamente correcto'. Recuerden... a dos carrillos señores... a dos carrillos. ¿No se acuerdan? Yo sí.

Información de lo aquí expuesto:

1.- Gobierno portugués nacionaliza BPN
2.- BIC compra BPN, (2º enlace en portugués)
3.- Cierre de Bankia en 2011 en quiebra técnica
4.- Pérdidas de Bankia
5.- No se depuran responsabilidades

Juzguen ustedes mismos.






1 comentario:

  1. Pues viene al pelo esto:

    "Aunque nos parezca que no, aún nos queda mucho margen para la indignación. Y lo peor de todo es que lo saben. Aún no hemos llegado a la violencia, que marca un límite verdaderamente elevado de indignación. Pero no el máximo, porque la violencia puede ser moderada, grave o extrema.

    "Si no hay evolución, habrá revolución"
    Federico Mayor Zaragoza

    El verdadero reto de los gobiernos “liberales” hoy es bandearse por el estrecho límite entre la pasividad de la ciudadanía y su indignación. Los ciudadanos delimitamos ese límite y por él es por donde van a caminar. Que ese límite se lleve hacia el lado que queremos depende de nuestra capacidad de movilización. Si no nos movilizamos masivamente ahora, en paz, las movilizaciones serán más tarde, pero mucho más traumáticas, violentas.

    La mejor manera de luchar por la Paz hoy es luchar contra la injusticia. Todo lo que no sea luchar por la justicia hoy será causa de las desgracias del mañana. Quizás nos arrepintamos dentro de unos años de haber dejado que las cosas se deterioraran tanto. Quizás tengamos que pensar eso ante situaciones desgraciadas e irreversibles en nuestras vidas, y tener que sentir entonces el peso de la responsabilidad de nuestra inacción de hoy."

    (http://mecacholo.blogspot.com.es/2012/05/indignacion.html)

    Un abrazo, gorilón.

    ResponderEliminar