viernes, 6 de julio de 2012

Vergüenza: Niños en guerra

Soldados del Ejército Libre de Siria cerca del Crac de los CaballerosSiria—…


Es de suponer que no es necesario recordar que la guerra es lo más deplorable que el ser humano es capaz de parir pero que además, hacer a los niños partícipes de la misma, es un delito. Crimen de guerra.

Declaración de los Derechos de los Niños:

Article 38

1. States Parties undertake to respect and to ensure respect for rules of international humanitarian law applicable to them in armed conflicts which are relevant to the child.

2. States Parties shall take all feasible measures to ensure that persons who have not attained the age of fifteen years do not take a direct part in hostilities.

3. States Parties shall refrain from recruiting any person who has not attained the age of fifteen years into their armed forces. In recruiting among those persons who have attained the age of fifteen years but who have not attained the age of eighteen years, States Parties shall endeavour to give priority to those who are oldest.

4. In accordance with their obligations under international humanitarian law to protect the civilian population in armed conflicts, States Parties shall take all feasible measures to ensure protection and care of children who are affected by an armed conflict.



¿Debemos creer los ciudadanos en las instituciones internacionales? ¿Al servicio de quién están? No existe interés alguno en el mundo que justifique el uso de niños en cualquier conflicto bélico. Suceda lo que suceda, ocurra donde ocurra, es un delito. Las Naciones Unidas —en último caso— son responsables por el cumplimiento de los derechos de los niños, deben velar en situación extrema por su integridad y seguridad.

¿Dónde están? ¿Qué intereses defienden? ¿A qué juegan?

Por desgracia, la realidad demuestra ser vergonzosamente dolorosa. En el mismo momento en el que un niño armado se involucra en un conflicto… TODOS fallan. Sin paliativos. Y tanto el bloqueo o abandono de las Naciones Unidas, como la ambigüedad de la comunidad internacional, son en la práctica, actitudes cómplices últimas y necesarias de un crimen de guerra.

NADA justifica esto. NADA.

Y por tanto, no queda más remedio que concluir que las pretendidas buenas intenciones de las grandes potencias mundiales y de la comunidad internacional en general, no son más que una farsa mediática. Un engaño. Una filfa. Un parapeto para justificar crímenes de todo tipo. Entre ellos, este… el uso de niños en conflictos bélicos.

La dignidad humana se esfuma y diluye como consecuencia de la contundencia de hechos criminales como estos. Todo lo demás es charlatanería política.

Vergüenza. Como adulto tengo VERGÜENZA de que sigamos permitiendo que los intereses del poder jueguen ambiguos roles en relación a asuntos de relevancia extrema. Actualmente en el orden mundial no hay dignidad alguna, todo es una farsa. Todo.

En ocasiones, la realidad supera la ficción…



Por desgracia, el primer clip de este post NO es cine.


Fuente Daily Mail.

No hay comentarios:

Publicar un comentario